LAS AFIRMACIONES Y SU PODER

Es mucho el poder que contiene nuestro lenguaje, tanto el que usamos para comunicarnos con los demás como aquel con el que te hablas a ti mismo.

Te propongo que observes enestas dos últimas semanas qué es lo que ha tenido más protagonismo en tus conversaciones, es decir, revisa no solo qué es lo que has hablado sino cómo y en qué posición te colocaba eso que contabas de ti o de otros.Poner atención en lo que ya haces habitualmente y en la dirección en que va tu lenguaje te ayuda a saber la influencia que puede tener en cómo te estas sintiendo.

A veces no solo es cuestión de observar lo que se dice sino también aquello que no decimos, que no expresamos.

Puestos a hablar de la importancia del lenguaje, hacemos hincapié en el interno, en esas conversaciones que mantenemos con nosotros mismos de manera diaria, ya que sabemos que aquello que nos decimos marca la dirección que seguiremos y cómo nos encontraremos emocionalmente.

Las afirmaciones  son una gran herramienta de trabajo ya que ponen el foco en la manera en que queremos decirnos las cosas, para así cambiar como nos sentimos, nuestras creencias y lo que lograremos hacer. Se trata de formularlas en positivo y que sean cortas y especificas para poder así ayudarnos a nosotros mismos a crear un nuevo lenguaje interno.vivir-el-presente-2

Si lo que quiero lograr es cambiar mi creencia acerca de que “soy una persona miedosa” , mi afirmación no puede ser “no tengo miedo” sino buscar aquello concreto y enunciarlo en positivo que me esta costando, como por ejemplo:

Confío en mis capacidades para resolver esta situación”

Al inicio te costara creértelo y no te sentirás  identificado con ello, pero busca siempre transformar esa creencia que te limita sobre ti mismo creando una afirmación, que puedas repetirtela cada vez que aparezca tu anterior creencia. Repetir hasta la saciedad y haberla oído quizás en boca de otros al hablar de ti infinitas veces es lo que ha hecho que hoy este grabada en tu cabeza, vamos entonces a crear el proceso inverso.

No tienes nada que perder y mucho que ganar.

Hasta pronto.